PESO PERDIDO DESDE LA DIETA PREOPERATORIA

viernes, 7 de junio de 2013

SIN PARAR...

Siempre me había preguntado a qué me iba a dedicar los días que hubiera entre la llamada y el ingreso, pensaba que se me iban a hacer eternos y que la espera iba a ser desesperante.
JAJAJAJA! me río yo de eso! no tengo tiempo para nada. Entre dejar las cosas en el cole listas para quien me sustituya, dejar la clase medio recogida, gente que quiere quedar antes de la operación, compras de cosas que voy a necesitar... en fin, un no parar!!!
En otro orden de cosas, pensaba que mi dieta se iba a intensificar o al menos mantener durante estos días por el hecho de estar ya a punto. Pues es otra cosa que está sucediendo de forma contraria a lo que esperaba. de pronto no soy capaz de estar un día a dieta, después de haber pasado dos meses super fuerte... así que lo mismo he engordado algo el día que ingrese (lo mismo no, seguro)
Estoy agotada de tanto ajetreo y creo que descansaré el día que ingrese...
Estoy muy contenta y no me siento nada nerviosa, pero eso es porque, aunque parezca mentira, aún no me lo creo, me siento como si estuviera esperando la llamada, la verdad. Me parece que hasta que me vea ingresada no me lo voy a creer del todo. A veces me paro a pensarlo y me pongo nerviosa.
¿Tengo miedo? sí, y son los siguientes:
El primero de todo es miedo al miedo, es decir, miedo a sentir pánico la mañana de la operación y querer salir corriendo y dejar a todo el personal tirado en el quirófano.
El segundo es a que no me funcione, que adelgace poco, o que luego lo recupere.
Ahora el que más me afecta es el primero porque es a lo que me toca enfrentarme ahora. Espero que me den mucha droguita de esa que te deja con un vacilón importante y que no deje que mis piernas salgan pitando.
Pues nada más, a 3 días de mi ingreso me despido.
Besos!!!

6 comentarios:

Maria dijo...

Vallipón, qué contenta estoy que ya te hayan llamado. Al final todo acaba llegando pero cuando te lo dicen con tan poca antelación debe haber sido un buen ajetreo.
Cuando todo haya acabado, seguro que valoras más todo este tiempo de espera.
Seguro que la operación te irá muy bien y, si ahora sin ayuditas has perdido tanto, ya verás luego. Vas a quedarte como un fideo, ja, ja.
Bueno pués, muchísssima suerte y ya nos contarás cuando puedas.
Un beso!

Anna (Simplemente-Annaita) dijo...

Yo sí recuerdo lo que sentí minutos antes de la operación, sentí FELICIDAD, había llegado el GRAN DÍA. Ya en la antesala del quirófano, la TRANQUILIDAD que me transmitía todo bicho viviente que pasó por allí, anastesista, doctores, enfermeras y MI DOCTOR, uffff que recuerdos.
Ánimo y felicidades !!!
Besitos

Vallipón dijo...

Muchas gracias a las dos! Noto que cada día estoy más nerviosa, pero haré ejercicios mentales para que vaya bajando... Gracias!!!!

Rosa María dijo...

Permítete solo pensamientos positivos. Lo bien que te vas a ir viendo, lo feliz que te vas a sentir al ponerte ropa que ya no usabas, lo especial que será el día que te des cuenta de que no te planteas la silla en la que te vas a sentar...no se, todo lo que ahora es una barrera, dejará de serlo. En la vida aparecerán otras, pero está será una de las ya superadas. Solo piensa en verde Valle. Muchísima suerte y feliz anestesia. Un beso

Vallipón dijo...

Muchas gracias Rosa María, es una buena inspiración la que me propones :)

Yolanda Caes dijo...

Disgruta de cada momento,no permitas que el pánico o el nerviosismo te lo impidan,luego te alegraras de recordarlo todo.
Besitos