PESO PERDIDO DESDE LA DIETA PREOPERATORIA

miércoles, 12 de junio de 2013

DÍA DE LA OPERACIÓN

Día importante donde los haya!!!!
Me desperté a las 7, estaba tranquila. Me metí en la ducha, después me puse las medias de compresión y me tomé la pastilla que me dieron. No sé cómo se llama. Comenzaba por "Dorm..." estaba cortada y no vi el nombre bien. Pero no era dormidina, porque era más fuerte.
En cuanto estuve lista me tumbé a esperar a que vinieran a por mí. En ningún momento tuve la sensación de que las pastillas estuvieran haciendo efecto, creía que estaba normal, pero recordando sé que estaban haciéndome bastante efecto. Sólo hay que ver estas fotos:




Yo creía que estaba tranquila por mí misma, y la verdad es que, aunque cada vez que imaginaba el día pensaba que iba a ir con mucho miedo, ya os he contado que no lo tuve desde que ingresé, ese día me desperté supertranquila y creo que habría ido muy tranquila también sin "porrito"

Vinieron a las 8 a por mí y me llevaron de camino al quirófano. Estas fotos son del camino: saliendo de la habitación, por el pasillo y justo delante de la puerta del quirófano:



En la antesala estuve con mi hermana, y me eché hasta un sueñecillo!! jajaja, la pastillita... Salío la anestesista a hablar conmigo, me hizo algunas pregutnas (no recuerdo cuáles) y me llevaron para dentro, yo miraba para todos lados, era el quirófano 33.
De la cama me desplacé a la mesa de operaciones. la anestesita me empezó a poner la vía y a asegurarla y también me puso el aparatito ese que mide el oxígeno en sangre. Fue muy amable, me colocaron cuidando que estuviera cómoda. Después me pusieron unas especia de botas que se inflan y desinflan solas. Cuando me las iban a ponerles dije que tenía las medias un poco enrolladas en los muslos y me las bajo hasta las rodillas, así que comodísima!
Vino el doctor Barranco a saludarme, no vi al doctor Morales, aunque me operaron los dos.
Después me puso una mascarilla, me dijo que no era la anestesia, que respirara fuerte. Esa mascarilla omitía resistencia, creo que era para abrir bien los pulmones. Oí cómo comentaban lo bien que respiraba. A continuación me dijeron que me iban a dormir y que pensara en algo agradable. Yo pensé en mi amiga Anita, que unos días antes me dijo que eso era una chorrada de las películas, y que en la vida real no lo dicen, ¡jajajajaj! Y yo que tenía planeado pensar el chalet en el que me iba a pasar el veranito... Noté un hormigueo por la cara y ¡chao, chao!
La operación comenzó a las 9'.30 y terminó a las 11'30. En total sólo dos horas! Cuando terminó salieron a informar a mis familiares y le dijeron que todo había ido muy bien y que no había habido ninguna complicación.
Lo siguiente que recuerdo es despertarme con mucho dolor, sobre todo de espalda, y con mucha fatiga. Estaba en la sala de despertar. Y en seguida me pusieron chutes que me quitaron de forma instantánea todo lo que sentía. Allí había muchas camas con personas despertando. Me pasé muchas horas allí, y gran parte del tiempo durmiendo aunque me despertaba de vez en cuando y me quedaba tiempo despierta. Quería que me vieran despierta para que me mandaran pronto a mi habitación, quería ver a mi gente.
En cuanto tuve un momento de mayor consciencia de la realidad me toqué la barriga para asegurarme de que tenía las incisiones de la laparoscopia en lugar de una gran raja, sobre todo porque había oído de casos que al final habían tenido que abrir y no quería que fuera el mío. Pero allí estaban esos pequeños apósitos.
A las 15'00 salieron a informar a cerca de todas las personas que estábamos en el despertar.
Yo preguntaba la hora de vez en cuando. Veía cómo daban el alta a otros pacientes y a mí no, y me empecé a preocupar. Pensé que lo mismo algo no había salido bien o que no estaba llevando bien el despertar. Pregunté y me dijeron que iba bien pero que había sido una operación de 3 en uno (manga, vesícula y hernia) y que querían tenerme más tiempo en observación.
Yo también me empecé a preocupar mucho porque no veía dónde tenía el drenaje, levantaba la sábana como podía y no lo encontraba por ningún lado. Empecé a pensar que se les había olvidado ponérmelo porque no conocía a nadie que no hubiera llevado.
A las 19'00 era hora de visitas, así que vinieron mi madre y mi hermana. Les pedí que me lo buscaran y no lo encontraban, ¡ay, madre! Les pregunté, antes de nada, qué había dicho el cirujano y estuvimos hablando un poquito, hasta que les dijeron que se tenían que ir. Ellas preguntaron que si me llevarían a planta ese día o el siguiente y dijeron que ese día, pero que podría ser a última hora, y que a las 23'00 había de nuevo visita.
El caso es que al poco de irse me dieron el alta para planta, a las 20'30, en total 9 horas. Yo les dije que esperaba que mi familia no se hubiera salido del hospital, porque había algunas personas que se iban ya y otras que seguramente saldrían a cenar. Así que fueron muy amables y me dijeron que, si me sabía algún teléfono, ellas podrían llamar. Les di el móvil de mi madre y se llamaron unas a otras.
Al salir vi a algunas personas, el resto estaban en la habitación. Cuando llegué me encontré un sorpresón, me habían decorado la habitación!!!


Saludé a todo el mundo, todas las personas estaban muy felices y yo pletórica. No me dolía nada y me encontraba bien. Claro, listilla, estabas drogaíta!!!! Hablé mucho y claro, cuando se fueron me vine abajo porque me dio un poco de tos y me dolía mucho. A la vez me entró mucha fatiga pero se me pasó sin vomitar. Me había esforzado demasiado. Así que ya me dediqué a descansar y la noche la pasé muy bien!


2 comentarios:

Rosa María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosa María dijo...

Fuu niña, que jartera de llorar...